lunes, 24 de septiembre de 2012

ADOLESCENTE Y DELINCUENCIA JUVENIL.

El problema de la delincuencia juvenil se aborda desde diversas perspectivas: psicosocial, sociológica, jurídica, criminalística, política... y la literatura es abundante por tanto resulta una tarea nada fácil tratar el asunto en pocas líneas.
En las últimas décadas se observa un incremento marcado de la delincuencia juvenil. El aumento no está asociado a un género en particular, sino que se manifiesta en varones y en mujeres adolescentes.
La denominación de delincuente está asociado al concepto jurídico delito que denota un juicio de valor, vinculado a criterios morales y a los intereses económicos de la clase dominante a quien sirve el derecho en todas las formaciones socioeconómicas (Vasallo, N, 1994).
El término "desviado" surgido de la criminología tiene un espectro más amplio para asociar parámetros no incluidos en el comportamiento delictivo.
La conducta desviada no es más que "toda violación de las normas sociales, desde las más simples de convivencia social, hasta las normas del derecho y la moral, que son las más importantes en toda sociedad (idem).
Nuestra concepción sobre el comportamiento humano como se ha mencionado anteriormente pone el acento en el determinismo socio-histórico y en el caso de la conducta desviada no es un fenómeno diferente.
Para comprender las causas de las conductas desviadas se impone considerar los niveles micro social e individual.
La sociedad para luchar por su existencia requiere del ordenamiento de las relaciones entre los individuos del cual nadie se puede sustraer.
En el interjuego entre la sociedad y el individuo aparecen como mediadores a nivel grupal diferentes agentes socializadores que constituyen eslabones de la influencia social sobre el individuo y portadores de una relativa independencia social.
Esto imprime un dinamismo a este condicionamiento social en tanto el individuo no refleja linealmente, ni es un receptor pasivo, sino que depende también de los contextos sociales concretos y del desarrollo de los grupos. Es ene l grupo en el que el sujeto despliega su actividad y en la inserción en los distintos grupos e instituciones que se configura la subjetividad del sujeto.
Así "la conducta desviada sólo puede ser explicada a partir de un complejo de circunstancia que funcionan como determinante del comportamiento y no a partir de una sola de ella.
La conducta desviada incluye tanto la violación de normas legales como la inadaptación a situaciones de conflicto.
Para explicar las causas de las conductas desviadas ponemos la mirada en la familia. Si bien no asumimos la idea hartamente de que detrás de un adolescente delincuente hay una familia disfuncional porque ese adolescente no sólo vive en familia, sino que pertenece a otro grupo o instituciones que también operan como agencias socializadoras, es indiscutible que dificultades en la familia constituye factores de riesgo para la desviación del comportamiento en los adolescentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada